SI AHORA UN 33% DE LA POBLACIÓN VIVE DEL AGRO

    .....…….Si cerca de una tercera parte de la población de Honduras continúa viviendo del agro -con poco progreso
    económico debido a (1) insuficiente demanda efectiva nacional para comprar más producción agropecuaria, (2) muchos
    productores, (3) baja productividad y (4) altos costos de la producción nacional, entonces tampoco habrá suficiente demanda
    efectiva al nivel de toda la economía hondureña para que progresen a nivel nacional: (1) el consumo de bienes y servicios (vía
    salarios) y, consecuentemente, (2) la inversión (vía utilidades y ahorro) y (3) los servicios gubernamentales (con recaudación
    fiscal apropiada y sin déficits ni endeudamiento público).

    El problema es que, tanto para (1) sustituir importaciones de productos agrícolas (los que son traídos del extranjero porque son
    más baratos que los locales),  como para (2) expandir los mercados locales, no solo se requiere de tierra y financiamiento: tam-
    bién se necesita productividad -mayor producción por unidad de producción con calidad, costo y cumplimiento; lo cual se logra
    con (a) grandes unidades de producción y (b) tecnología apropiada -los equipos (de siembra, riego, recolección, etc.), los
    insumos (semillas, forrajes, etc.), la metodología productiva, lo mismo que la gerencia, deben ser óptimos.

    ......ESA SITUACIÓN DEL 33%, sin embargo, es también una oportunidad para las exportaciones agrícolas; pero su aprovecha-
    miento requiere de grados óptimos de calidad, costo y cumplimiento -grados óptimos mejor obtenibles con excelencia gerencial
    y con unidades productivas de gran volumen (no con parcelas pequeñas y medianas).

    Como parte de la SOLUCIÓN NACIONAL, la alta productividad (con calidad, costo y cumplimiento) de las grandes planta-
    ciones debe aumentar en mucho los ingresos personales del agro –con los consecuentes efectos positivos en el aumento del
    consumo y la inversión en otros sectores económicos. Simultáneamente, la SOLUCIÓN NACIONAL también requiere aumentar
    la demanda efectiva en los otros sectores de la economía nacional -–también vía productividad y mejores salarios. Las mejoras
    de salarios no deben ser ‘demasiado’ paulatinas: para que así se pueda lograr buen ritmo de desarrollo económico gracias a la
    sinergia mutua entre el consumo y la inversión; lo que permitirá que mejore la distribución poblacional: que menos gente se
    mantenga en el sector agropecuario y que así crezcan, en progreso, los sectores industriales y de servicios --en armonía y
    balance con el sector agropecuario.

    LFM. Junio 20, 2013




    IF WE CONTINUE DOING THE SAME,
    WE WILL CONTINUE GETTING THE SAME RESULTS

    En la página 2 de mi carta del año 2006 sobre Ética y Productividad Basadas en la Fe, escribí mi frase: “si seguimos haciendo
    lo mismo, seguiremos obteniendo los mismos resultados” [http://www.OptimumAnswer.com/page2MediosArticleSpanish.html];  y
    ahora,  con esperanza oigo que esa frase se está usando con alguna frecuencia.

    Paradójicamente, sin embargo, la frase se ha usado apoyando a dos imposiciones legislativas intempestivas para seguir ha-
    ciendo lo mismo: (a) modificación a la Constitución explayando el Artículo 5 constitucional, cuya nueva aplicación diluiría la
    responsabilidad del sector público, y haría que se desperdicie el tiempo y dinero de los ciudadanos; y (b) violación múltiple y
    expresa a la Constitución por medio del Programa Nacional de Empleo por Horas, contrario al interés de la mayoría ciudada-
    na, y con efectos contraproducentes para la empresa privada y para el desarrollo de Honduras.

    Ambos desaciertos legislativos inducen lo mismo de siempre: gran falta de ética y productividad. Ambos, además, impiden
    dar los primeros pasos hacia la paz y prosperidad que se disfruta en los países avanzados: Sin inversión no hay progreso,
    y con grave incertidumbre exógena no se toma el riesgo de la inversión. La imprescindible inversión internacional es excluida
    con: inestabilidad legislativa, irrespeto a la democracia, e incumplimiento de las leyes. La incertidumbre sobre cambios cons-
    titucionales nos excluye de la inversión internacional.

    NO ESTOY CRITICANDO LO BUENO: La mayoría de los hondureños, de diversas clases, regiones y sectores, son dignos de
    admiración y reconocimiento: Hay empresarios, trabajadores y profesionales, legisladores, servidores públicos, jueces, y otros
    ciudadanos, que derrochan buenos propósitos, creatividad, tenacidad, generosidad, diligencia, entusiasmo, responsabilidad,
    razonabilidad y eficiencia. Por ejemplo, tenemos diputados con un buen record de servicio a sus poderdantes. Me enorgullez-
    co de ellos, y los felicito. Es ese talento, junto con los principios y valores correctos, lo que nos dará éxito como nación –
    con la voluntad de nuestro Padre celestial.

    UN EJEMPLO DEL TERRIBLE EFECTO DE continuar haciendo lo mismo; es decir, de seguir viviendo al margen de la ética
    y productividad individual y colectiva:

    Si en Honduras, o en cualquier país del mundo, el 33% de la población se dedicara a labores de, por ejemplo, barbería (o
    peluquería), ¿podría esa tercera parte de la población salir alguna vez de su extrema pobreza económica? ¿Con qué fre-
    cuencia debería cortarse el pelo el otro 66% de la población [quizás más de varias veces por semana] para que los millo-
    nes de barberos tuviesen ingresos mayores que los de supervivencia? ¿Cuán eficaz sería que el Gobierno y la coopera-
    ción internacional, pretendieran ayudar al sector de la barbería con financiamiento y asistencia técnica?

    La cruda realidad, aparentemente no percibida o intencionalmente soslayada, es que el 33% de la población de
    Honduras se dedica a labores agropecuarias; mientras que, comparando con lo óptimo, en EEUU menos del 1%
    de la población se dedica a labores agropecuarias. Para simplificar en esta comparación: sin considerar los volúmenes
    y calidades relativas de la alimentación en ambos países, y haciendo abstracción de las exportaciones e importaciones y de
    los niveles de ingresos per cápita: si seguimos haciendo lo mismo, la tercera parte de los ciudadanos de Honduras
    tendrá a perpetuidad más de 33 veces menos prosperidad que sus equivalentes de EEUU –únicamente por
    ser más de 33 veces más numerosos en el sector agropecuario de la economía.

    Similarmente sucedería con los abogados o los médicos o los carpinteros, por ejemplo, si el 33% de la población se dedica-
    ra a una de esas actividades. Por supuesto, hay actividades que globalmente generan más PIB, como es el caso de la pro-
    ducción de alimentos comparada con los trabajos de barberías; pero lo que ahora enfoco son las proporciones de distribu-
    ción poblacional.

    El futuro de nuestros campesinos es tan sombrío como lo es el futuro de todos en Honduras, si seguimos haciendo lo mismo
    [tal como, por ejemplo, la dirigencia del Congreso Nacional ha seguido haciendo]; pero parece que pocos realmente se per-
    catan, o que a pocos les importa lo suficiente.

    NO HAY QUE SER NEGATIVOS, PERO HAY QUE SER REALISTAS: Si alguien no reconoce / admite sus problemas, no puede
    mejorar corrigiéndolos. En el caso de Honduras, debemos solucionar (corregir / eliminar) los problemas que nos impiden reali-
    zar nuestros potenciales. Estoy seguro de que podemos; si no, no perdería mi tiempo con estos escritos. Sólo tenemos que
    recapacitar y enfocarnos: Hagamos lo que nuestro Padre celestial nos indica: Siempre actuemos bien (con ética) y
    trabajemos bien (con productividad). Eso es todo.

    [Ver el punto (31) de mi carta de diciembre de 2009 sobre Ética y Productividad: http://www.OptimumAnswer.
    com/files/Comunicadores_II_-CONDENSED-Sp.doc]

    A pesar de la absurda existencia de la economía de subsistencia en el agro, por muchas décadas el Gobierno ha continua-
    do haciendo lo mismo: “proveyendo asistencia al sector agropecuario”, preservando así el extremo subdesarrollo del agro
    y del país entero.

    Por el contrario, con ÉTICA Y PRODUCTIVIDAD el agro puede ser fuente de prosperidad y paz para todos: Veamos cómo
    el banano, un solo producto agrícola (que se vende por centavos para el desayuno en EEUU), produjo prosperidad en Hon-
    duras: Las empresas desarrollaron plantaciones de óptima productividad, ferrocarriles, varios puertos, decenas de aeropuer-
    tos, y surgieron ciudades enteras (La Ceiba, por ejemplo, probablemente no existiría sin el banano). Las empresas también
    crearon muchos centros de producción con viviendas de diferentes categorías, escuelas, hospitales, tiendas de abarroterías –
    todo gracias a la producción y exportación de un solo producto. Ese éxito empresarial generó progreso complementario:
    comercialización de otros bienes y servicios –alimentos, ropa, banca, transportación, construcción, servicios profesionales,
    servicios gubernamentales, etc. Sin el banano la Costa Norte de Honduras probablemente seguiría tan subdesarrollada
    como la Mosquitia sigue.

    Con ÉTICA Y PRODUCTIVIDAD podemos producir decenas de otros productos agrícolas, al igual que el banano; lo que
    aumentaría decenas de veces la prosperidad en Honduras. Pero no es haciendo lo mismo, no es haciendo subsistir las
    economías de subsistencia, que prosperaremos en lo del agro. “Seguir haciendo lo mismo”, en Honduras, es seguir vivien-
    do en ambición egoísta o con visión deformada, lo que continuará limitando a perpetuidad la prosperidad de los otros
    y, consecuentemente, la propia prosperidad.

    Dejar de hacer lo mismo no es reinventar la rueda o re-barajar nuestras formas de hacer las cosas. Lo que debemos
    hacer es obedecer a nuestro Padre celestial: Actuar bien y trabajar bien. Eso es todo. No necesitamos  experimentar,
    ya que podemos hacer lo probado:

    EEUU, por ejemplo, prosperó porque la actuación de sus ciudadanos emanó de valores y principios pétreos [¿Cuáles son
    nuestros valores y principios?]. Constantemente en su historia, EEUU se fundamentó en seguir las direcciones infinitamente
    sabias de Dios; construyéndose la prosperidad así gracias a rasgos personales que agradan a Dios: honor, lealtad, honra-
    dez y generosidad [¿Cuáles son nuestros rasgos personales?]. Esa prosperidad fue posible con esfuerzo y creatividad [cuan-
    do necesaria y oportuna] individual; en un imprescindible ambiente de libertad y justicia igualitaria, y dentro del marco indis-
    pensable del cumplimiento cabal y permanente de la Ley por todos en democracia –en la que prevalece el interés
    común, ya que los gobiernos trabajan para hacer la voluntad de la mayoría.

    Similarmente ha ocurrido en los países del Norte de Europa, y en todo país próspero: Son los valores y principios constantes,
    lo que les ha permitido continuar haciendo lo mismo de siempre: lo bueno: lo ético y lo productivo –lo que nuestro
    Padre celestial en su infinita sabiduría nos instruye que hagamos [1 Tesalonicenses 4:11-12]. Pero hay quienes, en su gran
    ignorancia y arrogancia, actúan como si se creyeran más sabios que Dios.

    El problema esencial no son los sistemas, son las actitudes. Podemos pasarnos otros 200 años planeando y re-planeando,
    organizando y reorganizando, y el ATRAZO para TODOS seguirá empeorando. Pero, el cambio hacia la buena actitud, nos
    permite actuar bien en lo obvio y las cosas se corrigen sin esfuerzo -automáticamente. Pensado egoístamente, por el contra-
    rio, hacemos germinar pequeñeces y terminamos colectivamente resignándonos con menos. No nos hundamos más en el
    ya INMENSO rezago, del cual no podremos salir NUNCA –si no corregimos ahora. Sólo dejemos de hacer lo mismo.

    Le invito a que lea uno de mis documentos sobre “Ética y Productividad Basadas en la Fe”. Allí menciono TODO
    lo que necesitamos para lograr amplia paz y prosperidad para TODOS: Para que nuestros pobres dejen de serlo, nuestros
    ricos sean más ricos (tan ricos como los más ricos del mundo), y haya justicia y libertad: paz y prosperidad para TODOS.

    Mi propuesta contiene las claves para que podamos crear un país modelo, para la paz y prosperidad de todos. Léala.

    Luis Felipe Molina
    SPS, 7 de abril de 2011                                                                  
..............OptimalSolutions for [difficult] management problems and facilitating optimal performance
Optimum Answer
Several images are glimpsed in this OS' logo: a winding road (the S of Solutions in the O of Optimal), two complementary parts like matching parts of a puzzle, ocean and land meeting, the clasp of two hands
/
.................Base      Services      Clients      Jobs Done      Persons      References      Commitment      More Services     
Just some music:
Beethoven:
    For many decades Hondurans enjoyed the services provided by great oil companies: Chevron, Shell, Texaco and ExxonMobil.
    Although the Honduran market have always been minuscule, those companies competed among themselves in Honduras with pride and loyalty, and took care of giving the
    country unfailing supply and the best possible quality of products and services –all at maximum prices established by the Honduran Government, decade after decade. But,
    between 2006 and 2012, the Honduras Government kicked those companies out of Honduras.

    Now, similarly, there are risks that the great airlines which now serve Honduras may eventually be discouraged too by senseless actions and attitudes of the Government
    and be forced to desert Honduras too.

    I am sorry this question must be asked: Would key people in the Honduran Government have some understanding and enough appreciation for what comes from company
    experience and fair market competition? What some people in the Government have clearly shown is that they act as if they believed they knew more than ExxonMobil (the
    world´s largest company in its business area) knows about oil supply and more than American Airlines (the world´s largest company in its business area) knows about
    aeronautical services.

    LFM. 10/10/2012
    Para atraer inversión internacional el Gobierno no debe hacer compromisos ni ofrecer preferencias individuales. [Sin contradecir los numerales 18
    y 37 del Artículo 205 de la Constitución de La República.] No debe haber NINGUNA protección especial. NUNCA deben haber incentivos fiscales secto-
    riales –mucho menos individuales. Lo que necesitamos es demostrar claramente: que (1) los inversionistas son bienvenidos; que (2) hay absoluta
    justicia -estabilidad y cumplimiento de las leyes en el sector público –Congreso Nacional, Poder Ejecutivo y Sistema Judicial; que (3) el país aspira
    a desempeñarse siempre con ética y productividad; que (4) la democracia prevalece -que el país nunca es regido por ideologías, asuntos o intere-
    ses minoritarios; que (5) en todo prevalece la Fe cristiana compartida por la mayoría de la gente de Honduras (siendo la prevalencia de la mayoría:
    lo esencial de la democracia, la justicia y la libertad).
    LFM. 14/10/2012
    Las comidas rápidas, las que son progreso e impulsan el progreso, siempre hubiesen sido establecidas en [Honduras], por alguien nacional o extranjero, aun cuando no se
    les hubiesen dado excepciones tributarias. A este servidor le tocó la responsabilidad de desarrollar una inversión de US $ 87 millones en el Norte de México, para la cual el
    Gobierno Federal y los gobiernos locales otorgaron múltiples incentivos fiscales (cero aranceles durante la inversión, devoluciones de IVA, ISR preferencial, etc.), pero la
    inversión la hubiésemos realizado de todas maneras –sin esa “ayuda”: Si hubiésemos necesitado de muletas fiscales para tener excelente rentabilidad, tal vez la inversión
    se hubiese hecho en otro lado. Lo único que necesitábamos del sector público de México, era evidencias constantes de estabilidad jurídica y equilibrio político y social -nada
    más. Los vaivenes legislativos, aun cuando parezcan ser bien intencionados, ahuyentan a la buena inversión. Copiemos lo bueno: En EEUU, nación a la que admiro y de la
    cual recomiendo que imitemos, el sector privado sostiene al Estado –no al revés.
    LFM. 26/10/2010
DIMINISHING RETURNS CURVE, POPULATION DISTRIBUTION CURVE AND AREAS OF PERFORMANCE, AMONG OTHER TOOLS, ARE GLIMPSED IN THIS OPTIMUMANSWER'S LOGO
Más sobre el 33%
Los comentarios anteriores no contradicen que en el agro de Honduras existen inagotables oportunidades de desarrollo, tales como nichos de mercado,
tecnología en avance, mejores operaciones, etc. Por ejemplo, el programa Cadena de Valor de Walmart permitió desde el 2007 que productores beneficiados
se esmeraran en la calidad, en el costo y en el cumplimiento de entregas, gracias a la confianza de mercado seguro; lo que permitió substituir importaciones
de productos distribuidos en supermercados. Otro ejemplo de las inagotables oportunidades de desarrollo lo dio el excelente programa ACCESO de USAID,
por medio del cual productores beneficiados en 2012 lograron niveles muy superiores de productividad; lo que le permitió a esos productores obtener
rendimientos financieros mucho más altos. Pero estos y otros muchos ejemplos de oportunidades en el agro, tampoco contradicen a los comentarios
anteriores. LFM. Febrero 5 2014