OptimumAnswer







    AQUÍ HABLAMOS DE: lo que imposibilita el progreso económico en Honduras; agravamiento del subdesarrollo; libertad empresarial y
    respeto a la propiedad privada; democracia, constitucionalidad  y cumplimiento de las leyes; dos derechos humanos: (a) igualdad ante
    la ley y (b) protección contra el desempleo; perjuicio a la actividad empresarial; pérdida y tergiversación de derechos de una mayoría
    de la ciudadanía; agudización de las dificultades económicas de mucha gente; eficacia empresarial en la organización y operación de
    las empresas grandes y pequeñas; mayor productividad y utilidades gracia a la creatividad y el trabajo empresarial responsable; mayo-
    res costos de rotación y entrenamiento, y menor productividad; creación de otro elemento de confrontación en el país; propuesta “al
    tanteo” o “por lógica”, y sufrimiento y caos causados por el “experimento”; protección contra el desempleo, apoyo a la demanda de con-
    sumo, defensa de los intereses del sector privado y  de la mayoría en democracia en EEUU; ahuyentar a la buena inversión internacional,
    con (a) inestabilidad de las políticas del Estado y con (b) irrespeto a las leyes y al interés de la mayoría (tal como hacen en las dictaduras,
    no en las democracias).

    El análisis de lo anterior evidencia que la “Ley del Trabajo por Horas” es claramente errona y muy perjudicial para todos; por lo que
    debe ser eliminada, o rectificada -tal como sugiero en el artículo titulado “Disminuyendo los Daños de una Intervención Gubernamental
    Innecesaria –EMPLEO A MEDIO TIEMPO”.


    PREVIEW of:
    Democracy and Freedom: Respect for the Will of the Majority
    HOURLY JOBS


    (1) [Con] el estancamiento de la pobrísima capacidad de compra de la mayoría de la población… la mayoría de
    las empresas no tendrán nunca suficientes ventas y utilidades… [y] no se desarrollará la inversión requerida
    … [El] consumo es el motor de la economía y sin ingresos no hay consumo.

    (2) La “ley de jornadas reducidas” agudizaría ese estancamiento, ya que… conforme [a] lo reiterad[o] por el Presiden-
    te del Congreso: sólo el 70-60% de los trabajadores [continuarían con] protección de desempleo por despido [injusti-
    ficado]; disminuyéndose [así] el ingreso promedio de todos los trabajadores de Honduras.

    (3) El… progreso… sólo es posible [con] libertad empresarial y respeto a la propiedad privada, como parte de la
    democracia, y el cumplimiento cabal y permanente de las leyes por todos; y el Código del Trabajo es una ley primordial
    de la República, subordinada únicamente a la Constitución. Esa Ley debe ser respetada como toda ley. No se deben
    tergiversar derechos en vigencia por más de medio siglo y consagrados explícitamente por la Constitución.

    (4) …violaríamos… derechos humanos consignados en el Capítulo Primero de la Declaración Americana de los Dere-
    chos y Deberes del Hombre: Probablemente: Igualdad ante la Ley (Artículo II de la Declaración) y Protección contra las
    consecuencias de la desocupación (Artículo XV de la Declaración)… Y lo peor es que nuestra empresa privada ni
    siquiera necesita eso para poder operar exitosamente; ya que, por el contrario, le perjudica.

    (5) Nada impediría que empleados que rotan (las cantidades que normal y diariamente renuncian o son despedidos)
    sean paulatinamente (o rápidamente) remplazados por trabajadores por horas. No se requiere que se despida con
    la intención de remplazar con trabajadores por hora: la rotación de personal vegetativa normal haría el remplazo,
    inexorablemente. El Estado no tiene la capacidad para hacer que se paguen correctamente los impuestos, por
    ejemplo, y jamás podría impedir que se violenten límites que se “pacten” en esa nueva ley.

    (7) Las empresas en Honduras (grandes y pequeñas) NO necesitan disminuir su pasivo laboral para tener éxito, y les
    perjudica tener empleados [por hora]: Les AUMENTAN sus costos de entrenamiento, de rotación y otros costos: La
    calidad y productividad sufren, merma la capacidad de servir a sus clientes, bajan sus ventas y tienen menos utilida-
    des. Esto no son conjeturas –son… experiencia cotidiana de la administración de empresas en EEUU y en otros
    países avanzados.

    (9) Hasta ahora, nada ha impedido que los jóvenes hondureños que se lo proponen, lleven de la mano simultánea-
    mente la experiencia de trabajo y la educación, trabajando a tiempo completo mientras estudian, se casan y tienen
    familias, y se convierten en buenos trabajadores, profesionales, técnicos o empresarios.

    (10) Esa nueva ley sería cruel para muchos: Una madre soltera, por ejemplo, que pierda su trabajo de 8 horas, con la
    nueva ley tendría que remplazarlo con 2 trabajos a medio tiempo (si el desempleo en la raquítica economía no se lo
    impidiera), con graves consecuencias para sus costos en tiempo y dinero y para el buen cuidado de sus hijos y hogar.

    (11) Los empresarios (de empresas pequeñas o grandes) necesitan trabajar creativamente en su organización, ope-
    ración y control; lo que debe darles más ahorros que la disminución (contraproducente) de la compensación de sus
    trabajadores. Ese trabajo empresarial responsable resulta en mayor productividad y utilidades, y comprende el
    entrenamiento in situ y motivación de sus equipos de trabajo.

    (12) ¿No se puede organizar el trabajo (siendo la organización una de las funciones gerenciales) para producir o
    servir durante más horas a los clientes, con productividad y con empleados a tiempo completo? ¿Es su ahorro en
    salarios (incluyendo el pago de vacaciones y la reserva para prestaciones por despido) mayor que los costos de
    rotación, entrenamiento y menor productividad? ¿Cuánto mayor? ¿Tanto mayor como para arriesgar añadir otro
    elemento de confrontación en el país? ¿Tiene alguno de los proponentes datos y números sobre esas y otras
    interrogantes, o solo están proponiendo “al tanteo”, o por “lógica”, a expensas del sufrimiento y caos que el
    “experimento” cause?   

    (13) Para comparación, en EEUU, las empresas contribuyen a los fondos estatales para el desempleo, los cuales son
    usados para proteger a los despedidos y sus familias; lo cual también sirve para mantener la demanda de consumo
    -para beneficio de todos en la economía. En Honduras no existe esa protección.

    (14) Peor aún: La “ley de jornadas reducidas” ahuyenta a la buena inversión internacional, porque es una CLARA
    muestra de inestabilidad de políticas gubernamentales y de irrespeto a las leyes. La buena inversión internacio-
    nal lo que necesita no son promesas o prebendas del Gobierno, ni pagar aún menores salarios, lo que requiere
    es respeto constante a la libertad empresarial, al igual que estabilidad legislativa y constancia en las políticas
    gubernamentales. Requiere de ética y productividad en todos los sectores.

    (15) Hacer una excepción en la legislación laboral, puede compararse a hacer una excepción en la legislación que
    protege la propiedad privada: ¿Tendría sentido legislar para que, temporalmente, por región o por tipo de propiedad,
    en “la búsqueda de justicia” o con base en cualquier otro desvarío, se permita que las propiedades rurales sean
    tomadas por quienes estén organizados en asociaciones de desempleados supervisados por el Estado?

    (16) Eso es tan absurdo y disruptivo como puede ser visto el violentar el orden establecido por más de 50 años en
    materia laboral. No es función del Estado quitarle a alguien para darle a otro (del rico al pobre o viceversa –o del
    pobre al pobre, o del rico al rico): Hay que respetar y crear más para el bien de todos.

    (21) [Los] trabajos [con jornadas reducidas]… [son] asunto de libertad en el sector privado, dentro del marco de la Ley.
    Y la Ley debe ser estable y no ser irrespetada (aun legislativamente) por pequeños obstáculos circunstanciales, los
    que las empresas pueden resolver por sí mismas, si se lo proponen.

    (22) Hay miles de estudiantes y miles de madres solteras, por ejemplo, que ahora trabajan a tiempo completo (y que
    con trabajos por hora no podrían seguir manteniendo a sus familias); y esos trabajadores serán remplazados paulati-
    namente (y automáticamente –aunque las empresas no lo planeen). No hay “blindaje” que pueda impedir que los
    empleadores (movidos por aparentes necesidades o carencias) contraten a [o remplacen con] quienes no tengan
    indemnizaciones por despido. Esto ocurriría aun cuando la empresa no se proponga despedir con la intención de
    remplazar a más bajo costo de salario. (Ver el punto 5). Son muchos los daños y ni UNO solo el beneficio, ya que las
    propias empresas verán menos utilidades.

    (23) La inversión internacional que necesitamos no vendrá, si vivimos en vaivenes (lo más temido por el inversionista
    internacional) y creándonos conflictos. Todos debemos mostrar respeto cabal y permanente por: (1) propiedad privada,
    (2) libertad empresarial, (3) derechos LABORALES, (4) igualdad ante la Ley, (5) interés de las mayorías.

    …Por ejemplo, (a) las empresas que deseen operar horas adicionales no necesitan ni les conviene tener empleados
    por horas: con creatividad empresarial pueden organizar productivamente sus operaciones. Similarmente, (b) las em-
    presas de servicio al cliente vía electrónica no necesitan que se les haga una ley especial para que operen con todo
    éxito: El salario de 8 horas en Honduras ya es suficientemente bajo.

    …Si se hace bien, eso daría un éxito tremendo: aumentaría la productividad y la calidad, desatancándose Honduras
    como uno de los países con mejor calidad y más bajo costo (inclusive costos salariales promedios) en ese tipo de
    servicios. Por las razones que hemos mencionado, los trabajos [por hora], en esa industria y todas, causarían lo con-
    trario: desmotivación, fatiga (aunque se trabaje menos horas), baja productividad, mala calidad y costos altos de per-
    sonal (relativamente), menores utilidades de las empresas y pobre imagen para el país.

    En general, los problemas operacionales de las empresas, deben ser resueltos por cada empresa dentro de
    la empresa, sin dañar a otros, sin pedirle ayuda al gobierno, y sin causar inestabilidad en lo social y político: sin
    obstaculizar el desarrollo económico de nuestro país. Nuestros empresarios tienen la capacidad empresarial
    para hacerlo, si se lo proponen. No necesitan buscar atajos extra-empresariales, o vías “fáciles” -realmente
    contraproducentes para ellos mimos, y que van en contra del desarrollo de Honduras, para rehuir problemas
    particulares para los que hay formas no extra-empresariales de resolverlos y sin que se requiera intervención
    gubernamental.   

    Con toda consideración,

    Luis Felipe Molina
    Oct 26, 2010

    NOTA: Las comidas rápidas, las que son progreso e impulsan el progreso, siempre hubiesen sido establecidas en nuestro país, por
    alguien nacional o extranjero, aun cuando no se les hubiesen dado excepciones tributarias. A este servidor le tocó la responsabilidad
    de desarrollar una inversión de US $ 87 millones en el Norte de México, para la cual el Gobierno Federal y los gobiernos locales otorga-
    ron múltiples incentivos fiscales (cero aranceles durante la inversión, devoluciones de IVA, ISR preferencial, etc.), pero la inversión la
    hubiésemos realizado de todas maneras –sin esa “ayuda”: Si hubiésemos necesitado de muletas fiscales para tener excelente renta-
    bilidad, tal vez la inversión se hubiese hecho en otro lado. Lo único que necesitábamos del sector público de  México, era evidencias
    constantes de estabilidad  jurídica y equilibrio político y  social  -nada más. Los vaivenes legislativos, aun cuando parezcan ser bien
    intencionados, ahuyentan a la buena inversión. Copiemos lo bueno: En EEUU, nación a la que admiro y de la cual recomiendo que
    imitemos, el sector privado sostiene al Estado –no al revés. LFM. 26/10/2010.


    AQUÍ HABLAMOS DE: lo que imposibilita el progreso económico en Honduras; agravamiento del subdesarrollo; libertad empresarial y
    respeto a la propiedad privada; democracia, constitucionalidad  y cumplimiento de las leyes; dos derechos humanos: (a) igualdad ante
    la ley y (b) protección contra el desempleo; perjuicio a la actividad empresarial; pérdida y tergiversación de derechos de una mayoría
    de la ciudadanía; agudización de las dificultades económicas de mucha gente; eficacia empresarial en la organización y operación de
    las empresas grandes y pequeñas; mayor productividad y utilidades gracia a la creatividad y el trabajo empresarial responsable; mayo-
    res costos de rotación y entrenamiento, y menor productividad; creación de otro elemento de confrontación en el país; propuesta “al
    tanteo” o “por lógica”, y sufrimiento y caos causados por el “experimento”; protección contra el desempleo, apoyo a la demanda de con-
    sumo, defensa de los intereses del sector privado y  de la mayoría en democracia en EEUU; ahuyentar a la buena inversión internacional,
    con (a) inestabilidad de las políticas del Estado y con (b) irrespeto a las leyes y al interés de la mayoría (tal como hacen en las dictaduras,
    no en las democracias).

    El análisis de lo anterior evidencia que la “Ley del Trabajo por Horas” es claramente errona y muy perjudicial para todos; por lo
    que debe ser eliminada, o RECTIFICADA -tal como sugiero en el artículo titulado Disminuyendo los Daños de una Intervención
    Gubernamental InnecesariaEMPLEO A MEDIO TIEMPO.



    Para atraer inversión internacional el Gobierno no debe hacer compromisos ni ofrecer preferencias individuales. [Sin contradecir los
    numerales 18 y 37 del Artículo 205 de la Constitución de La República.] No debe haber NINGUNA protección especial. NUNCA deben haber
    incentivos fiscales sectoriales –mucho menos individuales. Lo que necesitamos es demostrar claramente: que (1) los inversionistas
    son bienvenidos; que (2) hay absoluta justicia -estabilidad y cumplimiento de las leyes en el sector público –Congreso Nacional, Poder
    Ejecutivo y Sistema Judicial; que (3) el país aspira a desempeñarse siempre con ética y productividad; que (4) la democracia prevalece
    -que el país nunca es regido por ideologías, asuntos o intereses minoritarios; que (5) en todo prevalece la Fe cristiana compartida por
    la mayoría de la gente de Honduras (siendo la prevalencia de la mayoría: lo esencial de la democracia, la justicia y la libertad).
    LFM. 14/10/2012.

    No es prohibido que el patrono le pague el salario completo al
    trabajador cuando éste trabaje menos de 8 horas diarias.

    Por lo tanto, y dada la competitividad de los salarios en Honduras,
    para estimular a los call centers, no era necesario que se creara
    una “ley del trabajo por horas” –y mucho menos que, con la crea-
    ción enredada de esa ley, se le mutilaran los derechos a prestacio-
    nes por despido injustificado a los trabajadores de Honduras.